Contenido

Su piel es la primera línea de defensa frente al mundo exterior.

Por favor, cuídalos desde una edad temprana para que puedan mantener su salud incluso en la edad adulta.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y tiene funciones muy importantes que ayudan a mantener su salud. La piel evita que las bacterias entren en el cuerpo, los protege del frío y del calor y les brinda defensa inmunológica.

 

Es muy importante iniciar su cuidado desde que recién nacen, y continuar este proceso durante toda la vida, tal y como señalan desde la Fundación Mexicana para la Dermatología

 

Te damos 3 tips importantísimos que recomiendan los expertos para proteger la piel de nuestros hijos e hijas frente a las lesiones, irritaciones e infecciones

1.      Proteger su piel del sol ¿Pensabas que sólo los adultos debíamos hacerlo?

La exposición a los rayos UV (y ya sabes que México es campeón en irradiación) favorece lesiones en la piel que pueden perdurar después toda la vida. Es más, se conoce que los daños celulares en la piel hasta los 18 años suponen el 80% del perjuicio que manifestará la piel durante el resto de su vida.

Es muy importante que desde temprana edad los menores utilicen protector solar. En todo momento, no sólo si van a la playa, por ejemplo. Recuerda que la irradiación en México es muy dañina durante todo el año.

Además, ten en cuenta que, en los niños y especialmente en los bebés, la producción de melanina es más lenta, por lo que están menos protegidos que un adulto contra la radiación.

El protector que utilices debe ser dermatológico, de preferencia pantallas solares por su protección total, y si no, al menos un FPS de 30. Por supuesto, si están en la playa, este deberá ser resistente al agua. Estén dentro o fuera de casa, la protección solar debería aplicarse al menos cada 4 horas, y si se está directo al sol, al menos cada 2 horas.

Cubre el cuerpo con ropa, preferentemente de algodón, de manga larga. Tejido de mezclilla en las piernas, y gorra o sombrero, que además de protegerlos, se verán más “fashion” 😉

Al favorecer en los niños hábitos de protección solar, no sólo los cuidamos ahora, sino que nos aseguramos que sepan cuidarse el día de mañana, lo que les ayudará a reducir las probabilidades de un cáncer de piel, recuerdan los expertos.

2.      Cuidar la piel de los niños a la hora del baño

 

Una buena higiene de la piel es fundamental (a cualquier edad). Se deben tomar baños más bien cortos, con agua tibia (no caliente) y utilizar jabones neutros que sean humectantes, y que conserven el manto lipídico de la piel del niño, ante su uso frecuente.

Los expertos aconsejan no utilizar esponjas ni tallar agresivamente la piel. Hay que dar masajes suaves, con la propia mano y el jabón, sin irritar. En el caso de los más bebés, que aún utilizan pañal, igualmente hay que utilizar únicamente la mano, agua y jabón neutro, y evitar perfumes y toallitas que podrían causarles irritación.

3.      Hidratar la piel de los niños

El baño no es suficiente. Hemos también de poner toda nuestra atención en el secado, asegurando que este sea uniforme y suave por toda la piel. Pero al mismo tiempo, y justo al finalizarlo, es muy importante que la piel del niño se hidrate con una crema humectante, para que se aprovechen al máximo los beneficios del baño y la piel conserve su buen estado.

Mantén la vigilancia activa

 

Estos 3 principios son básicos en el cuidado y protección de la piel de nuestros hijos. Debemos estar siempre atentos, especialmente frente a cualquier alteración que se observe.

Si la piel del niño presenta algo inusual, manchas o picazón, hay que llevarlos al especialista y sobre todo NO automedicarlos. Las pomadas, medicamentos y remedios caseros pueden causar un daño irreversible que les afecte después de por vida, advierten los expertos.

Tampoco hay asustarse ni asustarlos. Es común en el primer año del bebé que aparezcan ciertos problemitas. Las causas más comunes son el clima, el ambiente, la deshidratación, irritantes externos, etc, los cuales pueden contribuir a causar ciertos padecimientos inflamatorios, como la dermatitis atópica, que es muy común.

De hecho, las 3 afecciones más frecuentes en los niños son; la dermatitis atópica, las infecciones virales y las verrugas.

Es recomendable llevarlos, al menos, una vez al año, a visita con el dermatólogo pediatra e informar a éste sobre los antecedentes hereditarios que haya en la familia, ya que esto le ayudará muchísimo para diagnosticar adecuadamente al menor, y aconsejar medidas preventivas.

Y como te decía más arriba, enseñarle buenos hábitos, no solo los protege hoy, sino que le ayudas a protegerse toda su vida.

No lo olvides, protección solar, baños cortos, e hidratación, especialmente con los más pequeños. En la adolescencia, pues ya sabes, vienen otros problemas de la piel, que abordaremos en el próximo blog.

Y ahora, es tu turno, cuéntanos ¿conocías estas 3 reglas básicas? ¿Puedes recomendarnos alguna más que te haya funcionado? Tu opinión nos importa mucho, deja tu comentario y participa.

Deja tu comentario 👇

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Compartir
Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para obtener noticias y descuentos en el mejor skincare natural